Viajar en familia

Viajar en familia

La elección de un modelo capuchino o perfilado con cama basculante es una de las primeras decisiones a tomar cuando se adquiere un vehículo para la familia.

La proliferación de autocaravanas con cama basculante en las últimas temporadas ha empezado a relegar las gamas de vehículos capuchinos a un segundo plano. Sin embargo, un tipo y otro tienen ventajas e inconvenientes a la hora de viajar en familia, y el público español aún busca la capuchina para familias con niños y la perfilada para parejas de más edad.

Aunque las autocaravanas capuchinas han sido, durante años, las elegidas por las familias con niños a la hora de viajar (la cama sobre la cabina la usan los padres, mientras los pequeños pernoctan en las literas, cama del comedor o cama fija del habitáculo), en las últimas temporadas van ganando posiciones los vehículos perfilados con cama basculante sobre la cabina, más aerodinámicos y que ofrecen otra cómoda solución para las familias: durante el día la cama permanece pegada al techo, y a la hora de dormir, se baja (manual o eléctricamente) y se consigue un espacio de pernocta para dos personas. Una tendencia a la que se han apuntado prácticamente todos los fabricantes europeos y que apuesta por convertirse en la tendencia de presente y futuro, aunque en España, y según nos aseguran los responsables de algunas áreas de ventas consultadas, las familias aún siguen pensando en el capuchino.

Estética y funcionalidad

En general, y desde el punto de vista estético, el vehículo perfilado gana en apariencia exterior, de líneas más modernas y definidas, en muchos casos con una claraboya sobre la cabina, pero, a la hora de conducir, tienen la ventaja añadida de ofrecer menor resistencia al viento. Esta aerodinámica (que no consiguen los capuchinos, a pesar de que han ido ganando en diseño) es la buscada por los autocaravanistas más expertos, mientras el público más joven o los principiantes, atienden más a la estética o al precio del vehículo. La autocaravana perfilada ofrece un frontal menos alto y más definido, lo que se traduce en un menor peso y mayor ligereza en la carretera, sin el inconveniente añadido de rozar con las ramas de los árboles al pasar por alguna avenida o en zonas de menor altura. Es decir, la conducción es más viva y sencilla, tanto en carretera como en entornos urbanos.

Además, las mejoras en la amplitud de los bastidores actuales, como explica Antonio Gilo, gerente de Nauticaravan (importador para España de las autocaravanas Rapido y Challenger), permiten a este tipo de vehículos disponer de una habitabilidad similar a las integrales. «Son más accesibles económicamente que un integral, mantienen la estructura del fabricante del autobastidor que facilita el servicio posventa y disponen de una buena aerodinámica que les permite bajar los consumos de utilización», afirma.

La gama de perfilados X de Laika va equipada con cama basculante eléctrica. En la imagen, modelo X 712 R.
Ventajas de la Capuchina

Eso sí, el vehículo capuchino permite disponer de un espacio independiente siempre a punto donde se pueden llevar, por ejemplo, las maletas durante el viaje, sábanas, mantas o el equipaje que no cabe en armarios y arcones (en algunos modelos perfilados la cama basculante tiene tres posiciones y durante el viaje se puede llevar a media altura, permitiendo guardar sábanas o algo de equipaje, eso sí, con menor capacidad que la capuchina). Además, otorga mayor independencia en el habitáculo a los más madrugadores ya que, mientras los ocupantes de la capuchina están durmiendo, el que se levanta antes puede preparar el desayuno o salir a tomar aire fresco, algo que impide la cama basculante, ya que inutiliza el espacio del comedor, parte de la cocina (dependiendo de la distribución interior del vehículo) y, en muchos casos, la apertura de la puerta.

Un factor añadido son las dimensiones de las camas: la capuchina, generalmente, alberga una cama matrimonial más larga y, sobre todo, más ancha, mientras que la basculante, debido a la presencia de mecanismos laterales para bajarla y a su disposición en el vehículo, está más condicionada en dimensiones (suele ser más corta y estrecha que la cama de la capuchina).

Además, la capuchina otorga un microclima propio: suele tener ventanas y, en algunos casos, claraboya, para una óptima ventilación e iluminación, y un sistema de circulación de aire caliente para caldear este espacio.

«La autocaravana capuchina sigue teniendo un impacto muy importante en los usuarios familiares con niños pequeños, es decir con uso habitual de cuatro o más plazas, ya que permite mantener toda la estructura del habitáculo disponible para cualquier uso que se precise, sin tener que prescindir por ejemplo del salón mientrás se utilizan las plazas para dormir en una simple siesta», continúa Antonio GIlo.

Amplia cama capuchina en el modelo Steel 545 de McLouis, con somier de láminas y red de protección.

Es decir, cuando el uso del vehículo es, principalmente, de pareja, con adolescentes o jovenes más independientes que sólo viajan ocasionalmente, los beneficios de las perfiladas con cama suspendida del techo son evidentes a ojos de Gilo, y este tipo de perfiladas van ganando adeptos año a año, lo mismo que ocurre con los usuarios más veteranos que no quieren renunciar a esas plazas suplementarias para utilizarlas si en algún viaje tienen otros acompañantes. Julio Lira, responsable de la firma madrileña Norcaravan, está de acuerdo: «nos pide vehículos perfilados de cama basculante la gente mayor que, de vez en cuando, lleva a sus nietos con ellos, es decir, parejas que necesitan esa cama de forma esporádica, pero las familias con niños pequeños siguen buscando la capuchina».

Los responsables de la zaragozana Náutica y Caravaning Orly añaden que «muchos clientes siguen decantándose por vehículos capuchinos porque en esta versión hay más variedad de distribuciones y precios que se adapten a sus necesidades, aunque se demandan vehiculos perfilados, con y sin cama basculante, por ser estéticamente mas atractivos, con menor consumo, más compactos y aerodinamicos».

Eso sí, Antonio Gilo piensa que cuando la situación económica mejore, habrá un incremento de la cuota de mercado de las perfiladas con cama basculante en nuestro país, «ya que el tipo de usuario que busca este vehículo dispone de una mayor estabilidad económica», dice.

Una cuidada elección

Si una familia decide optar por un perfilado con cama basculante, debe prestar atención a algunos aspectos:

– La cama sobre cabina debe tener las dimensiones adecuadas para el tipo de personas que la vayan a utilizar habitualmente.

– En caso de que la autocaravana sea para una familia, es preferible elegir un modelo en el que al bajar la cama no se inutilice la cocina ni se impida abrir la puerta del habitáculo, para una mayor funcionalidad.

– Si pensamos viajar con bastante equipaje, elegir un modelo en el que la cama tenga varias posiciones y permita llevar algo de equipaje en viaje en esta zona.

COMPARTIR

SIN COMENTEARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA