El Pirineo leridano

El Pirineo leridano

Las tierras de Lleida en los meses invernales son un destino muy demandado para los amantes de la montaña y el esquí pero, al tiempo, son un enclave con muchos atractivos por conocer y con una gran variedad de propuestas culturales, turísticas y de deportes de aventura. Un rincón en el noreste de España idóneo para pasar unas vacaciones en familia o con los amigos.

Refugio Josep Maria Blanch, en Pallars Sobira. Foto © Francesc Tur. Patronato de Turismo Diputació de Lleida.

 

En el límite y compartiendo espacio con el norte de la provincia de Huesca y con las vecinas Andorra y Francia, los distintos valles del Pirineo de Lleida son ricos en espacios naturales, patrimonio cultural, gastronomía y costumbres bien conservados. El Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici es uno de los espacios lacustres más importantes de España y, junto con una variedad de conjuntos románicos catalogados como patrimonio nacional, son algunos de los encantos de la zona que sumar a las pistas de esquí y destinos de nieve, enclavadas, en su mayor parte, en el Pallars Sobirá, en el valle que forma el río Noguera Palleresa, y en el Vall de Aran.

 

Parque Nacional de Aiguestortes
Refugio Ventosa i Calvel, en la ruta «Carros de Foc», en el Parque Nacional de Aigüestortes. Foto © Patronato de Turismo de la Diputació de Lleida.

En el Pirineo de Lleida, el Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici (el único Parque Nacional de Catalunya) se extiende por las comarcas del Pallars Sobirà, el Pallars Jussà, la Alta Ribagorça y la Vall d’Aran. Se trata de una inmensa extensión de naturaleza con una superficie de casi 41.000 hectáreas, de las que más de 14.000 corresponden al parque propiamente dicho mientras que el resto pertenecen a la zona periférica de protección.

El visitante puede descubrir los múltiples itinerarios que ofrece el Parque Nacional, de entre los que destaca el del Estany Llong. De entre todos los itinerarios debidamente señalizados sobresale el conocido como «Carros de Fuego», que propone cruzar el parque nacional practicando el trekking y pasando por los nueve refugios de la zona. También se puede hacer la ruta en BTT, por la zona periférica del parque, conocida con el nombre de «Pedales de Fuego». La ruta tiene un total de 220 Km y unos 11.000 m de desnivel acumulado, con un 70 por 100 de pista forestal y el resto de carreteras y caminos semiasfaltados. La ruta pasa por pueblos casi abandonados y lugares espectaculares de sus comarcas de influencia.

El acceso al parque puede efectuarse por la N-260 hasta llegar a Sort, donde tomaremos la C-13 hasta el desvío de Espot. A partir de este punto es obligado dejar el vehículo y seguir a pie o en bicicleta, ya que es zona protegida. Se puede llegar también desde el valle de Boí (comarca de la Alta Ribagorça).

Aigüestortes es único por la majestuosidad de sus paisajes y por la riqueza de la flora y fauna que acoge, ya que el parque está sembrado de abetos centenarios y bosques de pino negro, y regado por casi 200 lagos de montaña. En él se refugian rebecos, urogallos, marmotas y el mítico quebrantahuesos.

Arte románico en la Vall de Boí
Imagen invernal de Sant Climent de Taüll, en la Alta Ribagorça. Foto © Francesc Tur. Patronato de Turismo de la Diputació de Lleida.

La visita al Parque Nacional de Aigüestortes puede completarse con un recorrido por una de las muestras de arte in situ por excelencia de Catalunya: el arte románico. El Pirineo leridano está repleto de iglesias románicas, algunas de las cuales aún conservan en su interior las pinturas originales. El conjunto de las nueve iglesias románicas de la Vall de Boí, en la comarca de la Alta Ribagorça, es su máximo exponente desde su declaración en el año 2000 por parte de la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Desde entonces, cada año crece el número de visitantes que recorren este conjunto románico.

Se trata de las iglesias de la Assumpció de Cóll, Santa Maria de Cardet, Sant Felíu de Barruera, la Nativitat y Sant Quirc de Durro, Santa Eulàlia de Erill-la-Vall, Sant Joan de Boí y Sant Climent y Santa Maria de Taüll, un recorrido de 20 kilómetros en los que se puede disfrutar también de unos pueblos de arquitectura centenaria. La peculiaridad y excepcionalidad de este conjunto románico recae en el hecho de que las nueve iglesias se encuentran muy cerca unas de otras y, además, emplazadas en sus pueblos originarios, que han conservado sus calles adoquinadas, sus plazas y sus rincones más emblemáticos, con vistas al valle y a sus riachuelos. La visita a los pueblos de la Vall de Boí no deja indiferente, tanto por la elegante simplicidad y encanto estético de sus iglesias como por el respeto de sus gentes, a las cuales hay que agradecer la conservación de este patrimonio hasta hoy en día.

Rincones nevados
Senderismo invernal por la nieve en Aigüestortes. Foto © Laurent Sansen. Patronato de Turismo de la Diputació de Lleida.

Las 11 estaciones de esquí del Pirineo de Lleida proporcionan el esquí alpino y nórdico combinado con una gran oferta de actividades y competiciones durante toda la temporada. De estos 11 centros de invierno, cinco son de esquí alpino (Baqueira Beret, Boí Taüll Resort, Gran Pallars Port-Ainé, Port del Comte y Tavascan) y siete de esquí nórdico (Baqueira Beret, Aransa, Lles de Cerdanya, Tavascan, Sant Joan de l’Erm, Tuixent-la Vansa y Bosc de Virós). Los complejos de Baqueira Beret y Tavascan ofrecen las dos disciplinas.

Además, las estaciones ofrecen la posibilidad de practicar numerosas actividades complementarias de nieve: raquetas, trineos con perros, excursiones a caballo, heliesquí, vuelos panorámicos en helicóptero, motos de nieve con excursiones tanto diurnas como nocturnas, construcción de Iglús, esquí extremo y de fondo, telemark, snowbikes, randonée, freeride, quads, escalada en hielo, etc.

Turismo activo

Si, como hemos dicho, el variado patrimonio monumental y paisajístico de las comarcas leridanas invita al relajamiento espiritual, la posibilidad de practicar el deporte de aventura constituye una magnífica oportunidad de combatir el estrés y eliminar la adrenalina sobrante. Lleida lidera en el conjunto de España los deportes de aventura y el turismo activo, con unas 170 empresas distribuidas por toda la geografía leridana que ofrecen más de cincuenta actividades entre disciplinas terrestres, aéreas y acuáticas, todas con un denominador común: el marco natural incomparable donde se practican.

El rafting es sin duda el rey de los deportes acuáticos, pero no el único: el piragüismo en aguas bravas, el hidrospeed, el kayac y el hidrotrineo son otras posibilidades interesantes. Las aguas del río Noguera Pallaresa, del Noguera Ribagorçana, del Garona y el Segre son idóneas para los deportes de agua, mientras que el descenso de barrancos combina planteamientos de escalada y de actividades acuáticas. En cuanto a las actividades aéreas, el parapente y el ala delta se han consolidado como las actividades emblemáticas de Lleida. El municipio de Àger, al pie de la impresionante sierra del Montsec, constituye el centro neurálgico de estas disciplinas y acoge todos los años varios campeonatos de ámbito nacional e internacional. El globo aerostático, el ultraligero o el vuelo sin motor son otras opciones de actividad aérea.

Existe también un amplio abanico de actividades para los visitantes menos atrevidos, que pueden practicar cicloturismo, caza, pesca, golf y senderismo, entre otros, ya que por Lleida pasan algunos de los senderos de largo recorrido más importantes que atraviesan Europa y hay un sinfín de rutas señalizadas para hacer excursionismo.

Todos los campings de la zona en CampingES
«Els Encantats», Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. Foto © Francesc Tur. Patronato de Turismo de la Diputació de Lleida.

Antes de planificar la visita a Lleida o si vamos en ruta y queremos elegir un camping para pernoctar, los usuarios de dispositivos iPhone disponen de la práctica aplicación Camping-ES, que permite consultar toda la oferta de los campings de la zona de una forma cómoda y eficaz.

La aplicación dispone de un buscador de campings por texto libre, comunidad, provincia y localidad, además de poder hacer la búsqueda en función de los servicios y características más solicitados de un camping. Una vez seleccionado el camping se pueden ver sus datos y fotografías, ir a su página web, marcar directamente el número de teléfono en el móvil o rellenar un formulario de reserva.

La zona descrita cuenta con campings en los que se puede pernoctar en parcelas o elegir un bungalow para el disfrute de la zona. Sugerimos, entre otros, para visitar la zona descrita:

– El Solsonés: Situado a 2 km de Solsona, capital de comarca prepirenaica, también conocida como la «comarca de las mil masías», donde se puede practicar todo tipo de deportes, hacer rutas a pie, en coche o en BTT. Más información: www.campingsolsones.com. GPS: N 42º0’45’’/ E 1º30’58’’.

Nou Camping: Un centro turístico situado en La Guingueta d’Àneu, en el centro del Pirineo de Lleida, muy cercano al Parque Nacional de Aiguestortes y Sant Maurici. Es el punto ideal donde empezar el recorrido por todos los lagos de la zona, visitar el conjunto románico, practicar toda clase de deportes de aventura, excursiones en BTT, senderismo, pesca y otros en el pantano de La Torrassa.

– Pont d’Ardaix: Situado en el límite de las comarcas de L´Alt Urgell y la Cerdanya, en el corazón del Pirineo de Lleida, dentro del Parque Natural de Cadí-Moixeró, donde las montañas de altas cimas nevadas se divisan desde las verdes praderas, ríos y saltos de agua. A pocos kilómetros de Andorra. Más información: www.pontdardaix.com. GPS: N 42º22’29’’/ E 1º38’14’’.

– Verneda: Ubicado en la localidad de Pont d’Arros, en el Valle de Arán, es un lugar privilegiado para disfrutar de unas vacaciones con la familia en plena naturaleza y sirve como marco idóneo y punto de salida de inolvidables excursiones. Más información: www.campingverneda.com. GPS: N 42º44’15’’/ E 0º44’40’’.

 

SIN COMENTEARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA