El hechizo del otoño en la Selva de Irati

El hechizo del otoño en la Selva de Irati

Irati_Pista_de_Koixta_Oriol_Conesa

Descubrir los encantos de la Selva de Irati es un placer en cualquier época del año, pero hacerlo en otoño es un auténtico regalo para los sentidos. La estación más bucólica ofrece al viajero estampas inolvidables: bosques cubiertos de alfombras de hojarasca y hayas centenarias que tiñen de ocre y amarillo los mágicos paisajes del Pirineo navarro.

Pero, además de mostrarnos su belleza, el segundo hayedo- abetal más extenso de Europa nos invita a conocer su pasado a través de paseos en BTT o andando, como el nuevo sendero interpretativo Errekaidorra, que muestra cómo se usaban los recursos forestales de Irati.

Las 17.000 hectáreas de la Selva del Irati, situadas en la cabecera de los valles pirenaicos de Aezkoa y Salazar, viven en otoño una transformación mágica que llena de colores ocres y rojizos sus bosques, aumenta el caudal de sus arroyos y torrentes y alfombra sus caminos de hojarasca. El segundo hayedo-abetal más extenso y mejor conservado de Europa, después de la Selva Negra de Alemania, es un tesoro natural con gran valor ecológico que cuenta con dos Reservas Naturales, la de Mendilatz y Tristuibartea o Ariztibarrena, y la Reserva Integral de Lizardoia.

COMPARTIR

SIN COMENTEARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA