Navarra para los amantes de la gastronomía y los toros

Navarra para los amantes de la gastronomía y los toros

Pamplona-S.F.-Encierro_ENDO

Navarra puede presumir de productos gastronómicos autóctonos de calidad, una gran variedad de vinos muy apreciados y unos paisajes de una belleza máxima. Pero eso no es todo, también cuenta con una amplia y contrastada tradición taurina que atrae a miles de amantes del sector y, cada vez más, a turistas que quedan perplejos presenciando los encierros y festejos con el toro como protagonista.

El destino cuenta con diferentes fiestas taurinas, entre las que destacan las fiestas de San Fermín, los encierros de Tudela, el Toro Ensogado de Lodosa, el encierro del Pilón en Falces y otras citas taurinas como las de Tafalla, Estella o Sangüesa. Pero San Fermín solo hay uno. Es la fiesta por excelencia del Reyno de Navarra, reconocida mundialmente. El estallido del «Chupinazo», el día 6 de Julio, es un momento en el que Pamplona pasa de ser una ciudad tranquila y acogedora a la mayor expresión de alegría que se conoce. Toros, música, el rojo y el blanco de la indumentaria popular tiñen las calles de ambiente festivo.

Cada mañana, desde el 7 al 14 de Julio, la ciudad se despierta con el famoso cohete que marca el inicio de los encierros, una carrera vertiginosa en la que centenares de mozos corren delante de seis toros bravos conduciéndolos por todo el recorrido hasta la plaza de toros donde finaliza el encierro, mención especial a la curva de Mercaderes, por su peligrosidad, y a la calle Estafeta ya que puede haber quedado algún toro suelto rezagado. Por la tarde los animales junto con los toreros de las corridas animadas por los espectadores y la música de peñas y charangas.

COMPARTIR

SIN COMENTEARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA