La Bulli de Volkswagen: de vehículo de carga a leyenda

La Bulli de Volkswagen: de vehículo de carga a leyenda

bye-bye-bulliSe cumplen ahora 65 años de la aparición de Bulli, el primer Transporter de Volkswagen, que empezó a producirse primero en Wolfsburg y, a partir de 1956, en Hanover. Una fecha que marca también el principio de una historia de amor automovilística única, ya que actualmente toda la gama de este modelo ha adquirido el estatus de culto.

Todo empezó en 1947 con un boceto a lápiz: el importador de vehículos holandés Ben Pon ve un vehículo de plataforma plana en la planta de Volkswagen y, tomándolo como idea básica, procede a esbozar los contornos de un Transporter con ADN de Beetle en la página de una libreta.

Dos años más tarde, Heinrich Nordhoff, director de planta de Volkswagen, presenta cuatro prototipos: dos furgonetas, un combi y un bus pequeño. Uno de ellos es para la productora de perfumes 4711 de Colonia. Nordhoff promete que el Transporter será tan contundente y robusto como el Beetle: “Estos vehículos no serán tratados con cuidado, sino de forma muy exigente para el trabajo diario”.

Los diseñadores usan el motor y los ejes del Beetle. En vez de un bastidor tubular central, el bus recibe una carrocería de una sola pieza que se monta en un bastidor tipo escalera. El motor tiene una cilindrada de 1131 cc y produce 24,5 CV a 3.300 rpm. El vehículo puede transportar hasta ocho personas, y las dos filas traseras de asientos se pueden extraer con pocos movimientos para liberar una capacidad de cerca de 750 kg de carga útil.

bye-bye-bulli (1)Alfred Haesner, director de Desarrollo Técnico de Volkswagen GmbH de 1948 a 1952, alababa estas cualidades: “Gracias a ello, este tipo de vehículo de reparto comercial se puede usar para cualquier rama de negocio, para entregas urgentes y transporte de mercancías, así como en forma de bus pequeño, vehículo de correos, ambulancia, unidad móvil u otros fines especiales”.

La producción empieza el 8 de marzo en la nave 1 de la planta de Volkswagen en Wolfsburg, donde se fabrican diez vehículos al día.

A finales de los años 50, ya se han fabricado 8.001 unidades del Transporter. La demanda es enorme, debido especialmente a que el precio a partir de 5.850 marcos alemanes es asequible para los comerciantes y negocios minoristas. Este vehículo único también se convierte rápidamente en un éxito de exportaciones. Los buses de Volkswagen pueden transportar cualquier cosa: escombros de obras, un mortero y piedras para la construcción, panecillos de desayuno, cera de abeja, cigarros y periódicos; todo lo que sea necesario.

En una exhibición automovilística de Berlín en 1951, ya aparece un bus Volkswagen con una caja para acampar. De repente, la furgoneta con motor trasero entraña la promesa de una forma completamente nueva de viajar. Por primera vez, llega hasta los Alpes, y más tarde es conducida hasta la India cuando los hippies descubren el Bulli.

Cuatro años después del inicio de su producción, sale de la línea de montaje de Wolfsburg el Volkswagen Transporter número 100.000. Por aquel entonces, hay 30 modelos distintos del vehículo y la producción diaria en Wolfsburg es de 80 unidades, una capacidad que no se puede incrementar porque la planta ya alcanza su máximo con la producción del Beetle. Queda claro que el Transporter necesita su propia planta.

Las obras empiezan a principios de marzo de 1955 en Hanover-Stöcken, y la planta se construye desde cero en solo un año. En marzo de 1956, salen de la línea de montaje los primeros Transporter ‘made in Stöcken’. Al mismo tiempo, esto representa el inicio de un futuro símbolo de los “años de prosperidad económica”. A día de hoy, se han producido a nivel mundial cerca de 11 millones de vehículos de la gama T, a lo largo de cinco generaciones del modelo.

kombi-last-editionEl Dr. Eckhard Scholz, presidente del Consejo de Dirección de Volkswagen Vehículos Comerciales, afirma: “El lanzamiento de la producción del T1 representó el inicio de una historia de éxito a lo largo de décadas hasta llegar a la actualidad. Tanto en el pasado como en el presente, ha habido una demanda de mercado para vehículos extremadamente fiables, versátiles y personalizables, y nosotros los entregamos con la máxima calidad y hechos precisamente a medida para cada necesidad: ya sea para reparto comercial, para un negocio minorista o de servicios, para la familia o para el ocio”.

La producción de la nueva generación del modelo, el T6, empieza este año. Junto con la gama T, la planta de Hanover-Stöcken también produce el pick-up Amarok, las carrocerías pintadas del Panamera y, en Limmer, el exitoso vehículo de ocio California. La sede de Volkswagen Vehículos Comerciales en Hanover cuenta con cerca de 12.200 trabajadores.

La planta polaca de Poznan, con 5.700 trabajadores, produce el Transporter y el Caddy, y actualmente se está construyendo otra planta en la ciudad polaca de Wrzesnia para el nuevo Crafter. Actualmente, un total de aproximadamente 19.500 trabajadores trabajan para la marca Volkswagen Vehículos Comerciales.

COMPARTIR

SIN COMENTEARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA