¿Quieres comprar una caravana?: te damos las claves

¿Quieres comprar una caravana?: te damos las claves

Fendt caravana¿Un modelo tres ambientes para viajar en familia o una caravana compacta que no precise matriculación? ¿precio, equipamiento o una conjunción de ambos?. Antes de comprar una caravana o cambiar la que ya tenemos, debemos analizar tanto nuestras necesidades como el presupuesto del que disponemos, pero también tener en cuenta el tipo de vehículo con el que vamos a remolcar la caravana y el uso que le vamos a dar.

Te recordamos cinco puntos que debes de tener en cuenta antes de elegir “la caravana de tus sueños”:

Caravana Bürstner– ¿Cuánto la vamos a usar?: si nuestra idea es mover la caravana y viajar mucho con ella, es inútil comprar una caravana grande si el coche familiar no dispone de suficiente potencia para arrastrarla, pero si lo que pretendemos es estacionarla en un camping, acoplarla un avance y disfrutar de ella los fines de semana o vacaciones, no hay problema con la potencia del coche familiar, ya que del desplazamiento al camping elegido puede encargarse el área que nos venda la caravana…

-Tipos de caravanas: hay ofertas para todos los gustos, desde modelos plegables, con techo extensible (las menos demandadas hoy día) o bien pequeñas caravanas ruteras, hasta las de tamaño medio, grande e incluso de doble eje (de amplias dimensiones, poco frecuentes en nuestro país). La elección dependerá del número de personas que vayan a utilizar la caravana, sobre todo a la hora de dormir, y de la distribución o, cada vez más, equipamiento que incluya.

interior caravana-Distribución interior: la denominada “distribución europea” es la más común, y generalmente la integran dos salones (o salón y literas, o cama doble fija, muy en boga en la actualidad), situados en los extremos de la caravana, reservando la superficie central para zona de cocina, ropero y aseo. La denominada “distribución francesa” es más frecuente en caravanas con más de 2 m de anchura. En este caso, el bloque cocina y el aseo están ubicados en la parte trasera (y, generalmente, también la puerta de acceso al habitáculo), aislando así el salón-comedor y el dormitorio, que ocupan longitudinal o transversalmente el resto de la superficie de la caravana.

-Elegir seguro: Tras adquirir la caravana, además de toda la tramitación para ponerla a tu nombre (de lo que se encarga el concesionario o vendedor), has de contratar un seguro. El seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria es el mínimo, pero las aseguradoras ofrecen habitualmente un amplio abanico de coberturas opcionales que incluye daños, robos, lunas, asistencia, defensa jurídica…

-Uso y mantenimiento: tras volver de vacaciones, al menos una vez al año deberíamos revisar los bajos de la carrocería; cada 5.000 km es recomendable ajustar la zapata del freno; es imprescindible verificar el buen estado de la lanza y de la rueda jockey; asimismo, la bola de enganche del coche y el freno de mano deben permanecer engrasados; debemos revisar los neumáticos y que el gato y  utensilios necesarios para cambiar una rueda permanecen en perfecto estado de uso; revisar el circuito de gas y el funcionamiento de la llave de paso, así como renovar periódicamente las gomas; los bornes de la batería deben mantenerse limpios y bien apretadas las tuercas (para evitar la formación de sulfato corrosivo en los bornes; una medida práctica y eficiente es untarlos con vaselina). Y… en unos años, ¡pasar la ITV!: la primera vez, a los seis años de la compra (en caravanas de PMA mayor de 750 kg) y después, cada dos años.

SIN COMENTEARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA