InicioCampingNormandía: la tierra del desembarco

Normandía: la tierra del desembarco

Playas en Arromanches
Playas en Arromanches

Esta semana se cumplen 70 años del conocido como  Día D: la mayor invasión por mar de todos los tiempos, que cambió el signo de la Segunda Guerra Mundial. Proponemos en esta ocasión una ruta hacia el corazón de Normandía, al norte de Francia, con pueblos y playas cuya belleza cautivó a los impresionistas. La belleza de la luz normanda que enamoró a Monet nos acompañará en la visita a las playas del desembarco, que muestra aún sus heridas de guerra en forma de búnkeres y otros recuerdos bélicos, cicatrices de un pasado que ha quedado marcado en todos los libros de historia.

Podemos empezar la visita en Caen, capital y ciudad más grande de la región de Baja Normandía, donde se encientra el Mémorial (a las afueras de la ciudad: salida 7 del Pheriferique),  el museo de historia de la II Guerra Mundial, especialmente del día «D»: el desembarco de Normandía. Dentro de la ciudad, entre otros emblemáticos lugares, merecen ser visitadas la abadía de los Hombres y la abadía de las Damas.

Podemos recorrer después la línea de costa, una sucesión de playas que todavía conservan su nombre de guerra: Sword, Juno, Gold, Omaha y Utah, y en cuyo recorrido nos toparemos con tanques, búnkeres y artefactos de guerra diversos pero, sobre todo, con monumentos conmemorativos por doquier, rodeados por las banderas de los países participantes en la batalla. También nos encontraremos con tabernas a pie de playa en las que tomar un calvados, popular aguardiente normando.

Cementerio americano de Colleville
Cementerio americano de Colleville 
 

Desde Caen, la N 13 nos lleva a Arromanches, donde se conservan algunos restos de lo que fue el impresionante puerto artificial construido por los Aliados en este pueblo. A pie de playa encontramos el museo del desembarco, en cuya entrada se hallan expuestos un pontón, cañones y búnkeres. La carretera D 514 llega a la Batería que hay a la salida de Longues-sur-Mer en donde aún quedan restos de los cuatro cañones alemanes de 150 mm, capaces de alcanzar un blanco a 20 km. Podemos acercarnos también a Port-en-Bassin, un pueblecito de pesca que tiene un puerto natural encajonado entre desfiladeros para reponer fuerzas y después continuar nuestro trayecto hacia Bayeux, donde además de visitar la catedral, que destila una grandeza inesperada, veremos interesantes casas de la Edad Media y recorremos las calles comerciales.

La siguiente visita puede ser el famoso cementerio americano de Colleville, que impresiona por su magnitud: 9.386 tumbas perfectamente alineadas en el césped, orientadas al oeste, hacia su país, ocupando una extensión de 70 hectáreas en lo alto de un acantilado que da directamente sobre Omaha beach. A continuación nos dirigimos a Pointe d’Hoc donde hubo instalada una batería alemana que los aliados tardaron dos días en conquistar, bombardeándola por mar y aire con tanta intensidad que el lugar quedó salpicado de numerosos cráteres que le confieren ese aspecto lunático tan característico.

Y si viajas este mes de junio, más allá de las celebraciones oficiales del día 6, el 70 aniversario del Desembarco y de la Batalla de Normandía se celebrará con numerosas conmemoraciones y eventos festivos ( fuegos artificiales, desfiles y reconstituciones de campos militares, paracadismo…), que se prolongarán también en el segundo semestre de 2014.

artículos relacionados

NOTICIAS MÁS POPULARES