Un paseo por la Cala de Roques Planes

Un paseo por la Cala de Roques Planes

Cala de Roques Planes
Esta imagen tiene licencia CC en el Flickr de Timo Tervo

Que la Costa Brava enamora en cuanto se pone un pie en cualquiera de sus playas está ya más que demostrado, por eso nosotros os proponemos escapadas a pequeños rincones no tan conocidos de esta fascinante zona. Hoy le toca el turno a Calonge un municipio de poco más de diez mil habitantes que cuando lo conozcáis… ¡Seguro que queréis volver!

Uno de los puntos fuertes de esta localidad de la Costa Brava es su centro histórico, en el que se encuentra su monumento más emblemático: el castillo de Calonge, una fortaleza que se empezó a construir ya en el siglo VIII y que posteriormente fue creciendo tanto en espacio como en importancia. Todo el que se acerque a visitarlo ahora encontrará una muestra de los diferentes estilos arquitectónicos por lo que ha pasado este monumento a lo largo de su historia. ¡No os olvidéis de echarle un vistazo a sus jardines y a su muralla medieval!

Después de perderte por las calles y plazas del casco histórico de Calonge, es el momento de acercarse a la playa para disfrutar de las siempre agradables vistas de esta zona del litoral Mediterráneo y de su agradable brisa marina.

Para los que quieran algo diferente aquí va nuestra sugerencia: Cala Roques Planes, uno de los escenarios más peculiares de la Costa Brava. Este lugar también es conocido como Cala de Roques Blanques, por la claridad del color de su roca, diferente al de todas las calas de su alrededor. Ya sea bañándote en sus aguas o disfrutando de su maravilloso paisaje, esta cala es un lugar mágico que fascinará tanto a mayores como a los más pequeños.

COMPARTIR

SIN COMENTEARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA