La belleza del monasterio de Piedra

La belleza del monasterio de Piedra

Cascada la Caprichosa
Esta imagen tiene licencia CC en el Flickr de juanedc

La provincia de Zaragoza tiene muchas cosas que ofrecer, pero pocas como el parque natural del monasterio de Piedra. Este lugar nos ofrece una de las experiencias más gratificantes que se pueden encontrar en el mundo: un recorrido de dos horas y media por un bosque en torno al agua y su movimiento en cascadas y grutas. ¿Os animáis a vivir esta experiencia única?

Situado en el término municipal de Nuévalos, este parque natural recibe ese nombre por el monasterio que allí se encuentra.  El monasterio de Piedra fue fundado en el antiguo castillo de Piedra vieja, junto al río Piedra hace más de 800 años por trece monjes cistercienses.

El claustro cisterciense del siglo XII, la sala Capitular, la Abadía, la Cilla o la Cocina Monacal son algunas de las maravillas que se pueden encontrar en su interior.

Un lugar lleno de cascadas

El monasterio se encuentra, como hemos comentado, dentro del parque natural, en el que se encuentra uno de los ecosistemas de mayor riqueza biológica. En él viven todo tipo de animales y plantas en un espacio relativamente reducido, así como una gran variedad de árboles gigantescos.

En el monasterio de Piedra el agua, la vegetación y la piedra  han ido dando forma a este bello rincón aragonés lleno de cascadas de peculiares nombres: Cascada Caprichosa, Baño de Diana, Cola de Caballo etc.

¡Una auténtica escapada para conectar con la naturaleza!

COMPARTIR

SIN COMENTEARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA