InicioCampingLas playas de Andalucía en autocaravana

Las playas de Andalucía en autocaravana

cabo-de-gata
Cabo de Gata, imagen cedida por Turismo de Andalucía

Disfrutar de las playas más limpias del sur, practicar deportes náuticos o saborear los típicos productos que la cocina andaluza saca del mar son algunas de las inolvidables experiencias que el viajero guardará para siempre en su recuerdo de esta zona costera, encrucijada de culturas, de gente acogedora, de vestigios monumentales, de pesca tradicional y de fiestas.

Además, a partir de ahora recorrer la costa andaluza en autocaravana será más fácil, ya que como ha anunciado la Agencia Pública de Puertos de Andalucía se construirán próximamente grandes áreas de servicio en nueve recintos portuarios. Un total de 278 plazas para autocaravanas en el “puerto seco” de los recintos seleccionados: Ayamonte y Mazagón (Huelva); Rota, Puerto América en Cádiz capital, Chipiona y Barbate (Cádiz); La Caleta de Vélez (Málaga); Adra y Carboneras (Almería). Por eso, hoy proponemos una ruta que recorre algunas de las playas y pueblos más bonitos del litoral andaluz

Cabo de Gata, Almería y la Costa Tropical

Iniciamos nuestro recorrido en el pequeño núcleo pesquero de Los Escullos, en el corazón de Cabo de Gata, donde aparcaremos la autocaravana y caminaremos hasta la playa del Arco para pegarnos un chapuzón. Cámara en mano nos dirigiremos después al arrecife de Las Sirenas, el punto más visitado y fotografiado de la zona y, si nos quedamos con más ganas de sol y playa, los arenales como Genoveses, Mónsul, Algarrobico o la Media Luna, o calas como las de Plomo, el Barronal o San Pedro nos permitirán disfrutar de aguas limpias ideales para la práctica del submarinismo, la vela o el windsurf. Un impresionante espectáculo de altos acantilados golpeados con violencia por las olas.

alcazaba-almeria
Alcazaba de Almería. Imagen cedida por Turismo de Asturias

Salimos de Los Escullos y enfilamos la N-340, la carretera que tomaremos como referencia durante toda esta ruta, hasta la capital de la provincia, Almería, una ciudad costera abierta al mar que sorprende por su contraste entre el pasado medieval y el presente moderno. También en este caso aparcaremos la autocaravana y nos daremos un paseo hasta la alcazaba de Almería, la mayor de las ciudadelas construidas por los árabes en España. En el recorrido por la ciudad aconsejamos también visitar la catedral, que servía antaño de fortaleza; la casa del Cine, actualmente museo del cine de Almería; el cable inglés, un cargadero de mineral diseñado por la escuela de arquitectos de Eiffel; los Aljibes de Jayran, y la plaza vieja o de la Constitución, donde se ubica el ayuntamiento.

aguadulce
Playa de Aguadulce. CC Flickr: Santi Villamarín

La ruta costera nos llevará por Adra, ya en el límite con la provincia de Granada, y nos adentrará en la denominada Costa Tropical, recomendable por su clima, y cuyo paisaje está configurado por acantilados, calas y extensas playas, con localidades turísticas como Almuñécar, Salobreña, Motril, Castell de Ferro y La Rábita, algunas de ellas con puertos deportivos y lugares donde practicar multitud de deportes náuticos: windsurf, surf, submarinismo, pesca, vela, esquí acuático, golf, tenis, squash o equitación.

La Costa del Sol

Siguiendo el recorrido litoral, la misma N-340 nos conduce a la provincia de Málaga, que recorreremos de este a oeste, haciendo paradas en singulares localidades costeras como Nerja, antiguo pueblo pesquero convertido hoy día en el lugar turístico más grande al este de Málaga. Unos kilómetros antes de llegar, en la localidad de Maro, recomendamos visitar la cueva de Nerja, Monumento Histórico-artístico y Bien de Interés Cultural (véase despiece), a cuya entrada hay un parking para coches y autocaravanas.En Nerja aparcaremos y nos desplazaremos a pie a ver el Balcón de Europa, un acantilado rodeado por dos playas, con una hermosa vista del Mediterráneo.

nerja
Nerja. Imagen cedida por Turismo de Andalucía

Otro centro de turismo internacional es Marbella, por lo que en temporada alta resulta difícil aparcar. A pesar de la modernidad de gran parte de la ciudad, con nuevos edificios, conserva un casco histórico con vivas raíces y un sabor típicamente andaluz, con calles estrechas y edificios blancos con flores en los balcones, pequeñas tiendas, bares, restaurantes y plazas que se abren de improviso y esconden estatuas, fuentes y monumentos. La mejor forma de disfrutar del casco antiguo es dejarse llevar por sus calles, sin preocuparse de hacia dónde van.

Las playas de Cádiz

bolonia-playa
Playa de Bolonia. Imagen cedida por Turismo de Andalucía

Saltamos de provincia para llegar a la costa gaditana. A caballo entre Cádiz y Tarifa, encaramado sobre una colina se encuentra uno de los pueblos más bonitos de toda la provincia Vejer de la Frontera. Con un entramado medieval de callejuelas estrechas y casas blancas, la localidad cuenta con algunos puntos desde los cuales divisar espectaculares panorámicas de la comarca de La Janda.

Perteneciente al término municipal de Vejer y a sólo 9 km del núcleo urbano (tomando el desvío a la CA-215), merece ser visitada la playa de El Palmar, una de las pocas playas vírgenes de la zona. Tras disfrutar de sus transparentes aguas, recorreremos el litoral de Barbate de oeste a este, donde nos aguardan mágicos atardeceres y días coloristas. Compuesto por las playas de Mangueta, Zahora, Trafalgar, Los Caños de Meca, Hierbabuena, Ntra. Sra. del Carmen, Cañillos, Pajares y Zahara de los Atunes, Barbate despliega un manto de fina arena dorada que incluye una incursión al mar declarada monumento natural: el tómbolo de Trafalgar.

barbate
Playa de Barbate. CC Flickr: David Hernández Ruiz

Dejamos atrás la localidad de Barbate para llegar a Bolonia (CA-2223, A-2231, CA-2221, N-340 y CA-2216), donde no sólo la playa y su extraordinaria duna activa de más de treinta metros de altura (istmo de Punta Camarinal), merecen ser visitadas, sino también los restos arqueológicos del conjunto urbano romano más completo de la Península: las ruinas de Baelo Claudia.

Continuamos nuestra ruta por el litoral. Allí donde confluyen las aguas del Atlántico y el Mediterráneo, en el confín meridional de la Península, se asienta la milenaria ciudad de Tarifa, donde una treintena de cuevas naturales, como la del Moro, dan fe de la presencia del hombre en estas tierras desde el Paleolítico. El castillo de Guzmán el Bueno caracteriza la zona más antigua del pueblo, y alrededor de esta fortaleza se extienden las callejuelas con el carácter urbano más árabe, por las que pasear disfrutando de los bellos rincones que esconde la villa.

tarifa
Tarifa. CC Flickr: Mar Kiddo

artículos relacionados

NOTICIAS MÁS POPULARES