Conducir con caravana: consejos clave

Conducir con caravana: consejos clave

conducir-caravanaConducir remolcando una caravana resulta sencillo, pero antes de partir hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones para que todo vaya “sobre ruedas”. la compañía e movilidad del grupo BNP Paribas Arval ofrece estos consejos:

Ten en cuenta el peso del conjunto: con tu carnet tipo B puedes conducir un remolque (es decir, una caravana) con un peso inferior a 750 kg o que el conjunto de coche más caravana no supere los 3.500 kg. En caso de que la suma de pesos entre el propio coche y el remolque sea de menos de 4.250 kg, se necesita el carnet B 96; si entre ambos vehículos suman entre 4.250 kg y 7.000 kg, se necesita el permiso B+E; y si el peso de los dos es superior a 7.000 kg, el carnet requerido es el de camión C+E.

Tab-caravana

Seguro: La caravana necesita su correspondiente seguro. Si el peso es inferior a 750 kg no es necesario, ya que queda protegido por el seguro del vehículo, pero si pesa más, habrá que contratar el seguro correspondiente.

Elige el coche apropiado: antes de emprender el viaje con la caravana, asegúrate de que tu coche es apto para remolcarla. No todos los coches pueden hacerlo, por lo que hay que confirmarlo en la ficha técnica, así como el peso que pueden soportar detrás, pues de lo contrario, el vehículo podría sufrir graves desperfectos. Normalmente, el peso que puede remolcar no debe superar la mitad del peso del propio coche.

Acondicionamiento previo: comprueba la presión de todas las ruedas; nivela bien los pesos entre ambos vehículos; no cargues demasiado el maletero del coche para que la parte trasera no baje de altura; intenta que el centro de gravedad de la caravana gravedad quede justo delante de las ruedas, lo más bajo posible, pues si el centro está demasiado adelantado puede llegar a no girar.

Límites de velocidad: en autopistas y autovías, el límite de velocidad para un vehículo con un remolque de menos de 750 kg es de 90km/h; si pesa más de 750 kg, el límite es de 80 kh/h. En carreteras convencionales todos deberán conducir como máximo a 80 km/h, mientras que en el resto de vías fuera de poblado, el límite es de 70 km/h. En centros urbanos hay que adaptarse a una velocidad máxima de 50 km/h o 30 km/h, según se establezca. Por último, si se circula por caminos, hay que bajar el cuentakilómetros a 25km/h.

Y en carretera…:  una vez en carretera hay que tener siempre muy presente que la distancia de seguridad debe aumentar respecto al vehículo precedente, porque en caso de tener que hacer una frenada de emergencia se necesita más espacio disponible. A la hora de adelantar, hay que disponer de más metros, ya que ahora el vehículo tiene mayor longitud y la maniobra será más larga. Por último, uno de los retos de conducir con remolque son las pendientes, que ponen a prueba nuestra pericia como conductores. Para subir, es mejor utilizar marchas cortas para que el motor no caiga de vueltas y sufra en exceso. En la bajada, siempre con calma y el freno ligeramente pisado. Además, hay que poner atención al aparcar.

SIN COMENTEARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA