Entre bosques y valles navarros, de camping

Entre bosques y valles navarros, de camping

Al noreste de Navarra, entre robledales, hayedos y valles de gran belleza, entre el imponente macizo de Mendaur y el señorío de Bertiz, hay un rincón idóneo para respirar aire puro y sentir como la naturaleza armoniza con el entorno mientras vives un verano alejado de la urbe y los niños disfrutan de un sinfín de divertidas actividades al aire libre.

Te hablamos de la localidad de Sunbilla y, en concreto, del camping Ariztigain, que te ofrece tanto parcelas muy sombreadas como mobil-homes y bungalows para que puedas escoger dónde alojarte. Además, esta temporada han renovado la recepción, el bar y la tienda, para que no te falte de nada en vacaciones.

Si viajas en familia, una forma muy saludable de descubrir los paisajes y la naturaleza de Navarra con los niños es a través de las Vías Verdes, antiguos trazados ferroviarios convertidos en espacios de ocio y deporte, aptos, en la mayoría de los casos, para toda clase de personas. Por las cercanías del camping transcurre la Vía Verde del Bidasoa, que recupera parte del trazado de un ferrocarril conocido como “tren txikito”, que transcurría entre Elizondo (Navarra) e Irún (Guipúzcoa). Resulta muy agradable pasear a pie o en bicicleta por este recorrido peatonal y es una ruta sencilla para los niños.

Y si queréis descubrir aún más naturaleza navarra, puedes planificar una excursión al monte Mendaur (aunque la ascensión es sencilla, revisa antes el itinerario si vas con niños porque tiene bastante desnivel) o al monte Larun, que encantará a los pequeños ya que hay un tren cremallera desde el Col de Saint Ignace (entre Ascain y Sara) que te permite llegar a una cima (a 905 m de altitud) desde la que hay una estupenda panorámica de todo el litoral labortano, de la cuenca del Bidasoa e, incluso, en los días más claros, de las cumbres de los Pirineos.

Muy cerquita del camping está también el Parque Natural del Señorío de Bertiz, un rincón verde donde podréis descubrir especies tan singulares como gingkos de China, secuoyas de California, castaños de Balcanes y nenúfaresy ver mirlos, ardillas, pájaros carpinteros…

Son también recomendables las visitas al molino de Zubieta (a 8 km del camping), donde el tiempo parece haberse detenido, o a las palomeras de Etxalar.

Y si echas de menos la arena y el mar, las playas de Hendaia y Hondarribia están a poco más de 20 km, y los embalses de Leurtza a sólo 10 km, donde se puede recorrer un cómodo sendero local señalizado de 3,5 kilómetros y 60 metros de desnivel que bordea los dos embalses.

 

SIN COMENTEARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA