La 55 ACAMPADA NACIONAL se bañó en crisis… y en agua

La 55 ACAMPADA NACIONAL se bañó en crisis… y en agua

OLYMPUS DIGITAL CAMERABuenas vibraciones y  objetivos conseguidos pese a que la 55 Acampada Nacional, celebrada los pasados 23-31 de marzo en el extraordinario marco del madrileño camping el Escorial, se bañó en crisis… y en el agua de una persistente lluvia que afortunadamente dio tregua el jueves 28 de marzo, día de la inauguración oficial tras el tradicional y vistoso desfile de los clubes participantes, y respetó la jornada de clausura (sábado 30).

Las cifras de participación evidenciaron que también el segmento de campistas federados sufre el látigo de la severa y larguísima crisis económica que azota al país desde hace un lustro. Así, mientras que en la 54 edición (celebrada la Semana Santa 2012 en el camping Marjal Costa Blanca, en la localidad alicantina de Crevillente) acudieron 1.683 personas pertenecientes a 55 clubes y que totalizaron 670 instalaciones (429 caravanas, 235 autocaravanas, cuatro tiendas y dos remolques-tienda), este año la participación se redujo ostensiblemente (también influyó la climatología adversa previamente anunciada para esas fechas, claro está).

La 55 Acampada Nacional arrojó el siguiente balance: 859 participantes (adultos, jóvenes y niños), pertenecientes a 47 clubes (en representación de todas las CCAA, excepto Navarra, Canarias, Ceuta y Melilla) y totalizando 354 instalaciones (229 caravanas, 121 autocaravanas, un remolque-tienda y otras tres instalaciones). No obstante, pese a la crisis y a los imponderables se alcanzaron los objetivos perseguidos: el campismo federado no dio la espalda a la Acampada Nacional y respaldó el espíritu de solaridad y confraternización que caracteriza a sus clubes y asociados.

JORNADA INAUGURAL
El jueves 28 el sol hizo un guiño a las nubes y éstas permitieron que el tradicional desfile de los clubs, luciendo los vistosos trajes regionales de sus respectivas comunidades, transcurriera por las pulcras vías e instalaciones del camping, sin necesidad de sacar los paraguas. En el acto inaugural intervinieron Pedro Modrego, gerente del camping El Escorial, que felicitó a los participantes “por su gran espítitu campista… pese a la lluvia”, manifestando que la Acampada estaba siendo “una buena experiencia para el camping” y que, a ser posible, repitieran algún otro año. A continuación tomó la palabra Antonio Vicente Rubio, alcalde de El Escorial y la única autoridad presente en el acto (no acudió ningún representante de la Dirección General de Turismo de la Comunidad de Madrid), que dio la bienvenida a los acampados, destacando el grado de respeto y amistad de los campistas federados: “Ojalá las CCAA tuvieran la misma unión, a nivel de España, que tenéis los campistas”, dijo.
Más tarde intervino el presidente del CCC Galicia Vigo, presidente del comité organizador y vicepresidente de la FECC, Tito Janeiro, quien comentó: “Dicen que la lluvia es arte, que es buena… ¡Pero más buenos sois vosotros por estar aquí!” Y a continuación tomó la palabra el presidente de la FECC, José Vicente Clemente, declarando oficialmente inaugurada la 55 Acampada Nacional, agradeciendo la buena voluntad de todos los participantes y felicitando al CCC Galicia Vigo por la estupenda organización. Más tarde intervinieron el presidente de la FICC, el portugués Joao Alves Pereira (“es un placer: estar aquí es como estar en casa”, dijo), y el presidente de la Federación Portuguesa de Campismo, Joao Queiroz.

CONVIVENCIA CAMPISTA

Como de costumbre, los  asistentes al máximo evento del campismo federado español, la Acampada Nacional, un año más hicieron gala de confraternidad y convivencia (auténticos pilares, junto a la solidaridad, de  este formidable núcleo campista), participando en juegos, degustaciones (en las que, como es habitual, se formaron largas colas), bailes, fuegos de campamento, etc. Hasta la siempre emotiva clausura, el sábado 30, fue un acto de ensalzamiento a la confraternización y a la convivencia campistas.


COMPARTIR

SIN COMENTEARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA