Torredembarra, un destino familiar para ir de camping

Torredembarra, un destino familiar para ir de camping

torredembarra
Playa de Torredembarra

ninoIr de camping es algo que a los niños les encanta porque pueden jugar con otros niños, disfrutar del aire libre y participar en las actividades de animación que la mayoría de estos establecimientos organizan durante el verano. Y si eso se complementa con un destino como Torredembarra que organiza actividades especialmente pensadas para ellos, los más pequeños de la casa vivirán un verano inolvidable y los padres podrán relajarse y disfrutar de las merecidas vacaciones. El camping Relax Sol, como su nombre indica, es un oasis en el corazón de Torredembarra para descansar y disfrutar del entorno. Dispone de parcelas y de modernos bungalows y mobil-homes, además de un completo programa de animación y un restaurante especializado en gastronomía local. Pero lo mejor de todo es su ubicación a pie de la extensa playa de Torredembarra.

Ocio para todas las edades en Torredembarra

Teatro y talleres infantiles, exposiciones, visitas guiadas, muestras gastronómicas, actividades deportivas, conciertos y mucho más es lo que nos espera este verano en Torredembarra, un destino en el que toda la familia se lo pasará en grande. Uno de los grandes atractivos de la localidad es el parque natural de Els Muntanyans dentro del que se encuentra una extensa playa de siete kilómetros de fina arena que comparten los municipios de Torredembarra y Creixel. Esta playa de aguas tranquilas es el lugar perfecto para que los niños se diviertan jugando en la arena o dándose un refrescante baño.bungalow

En su apuesta por el turismo familiar en Torredembarra se han definido más de doce rutas para hacer a pie o en bicicleta por el municipio y los alrededores. Hay rutas de diferentes niveles perfectas para hacer en familia y conocer la belleza de los paisajes de la región así como su cultura e historia. Entre los atractivos turísticos que podremos ver destacan; el castillo, restos de la muralla, la iglesia parroquial de San Pere, Can Bofill o el faro. Su completa oferta de ocio se complementa con una suculenta gastronomía en la que priman los productos frescos y de proximidad como pescados, mariscos, frutas y verduras. Los paladares más exigentes podrán degustar el famoso rossejat de fideos o el xató, dos platos típicos de la región; y para endulzarnos nada como el menjar blanc, una crema dulce aromatizada con canela y cáscara de limón.

COMPARTIR

SIN COMENTEARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA