InicioCampingEL valle de Tena desde un camping

EL valle de Tena desde un camping

camping-escarra-vistas
Vistas pal valle desde el camping Escarra

Desde Sabiñánigo hasta el Portalet, el valle de Tena es uno de esos rincones en los que el tiempo parece haberse detenido. Sus gentes, su paisaje y su gastronomía transportan al viajero a un mundo en el que las prisas y la rutina desaparecen para dar paso un mundo de sensaciones. En verano el valle se llena de vida y el buen tiempo nos permite pasear y disfrutar de sus grandes atractivos.

Los mejores platos del Pirineo

cordero-horno
Cordero al horno con patatas, CC Flickr: Javier Lastras

A lo largo del valle podremos encontrar pintorescos pueblos de alta montaña con calles empedradas y casas con tejados de pizarra en los que degustar los mejores platos del Pirineo aragonés. Sus restaurantes, además, ofrecen un valor añadido por el ambiente y la decoración típica de la montaña. A diario se pueden degustar económicos menús con platos generosos, sencillos y muy gustosos. Algunas de las delicias que no podemos dejar de probar son las patatas encebolladas, las carnes a la brasa, las migas, los espárragos montañeses o los jarretes guisados.

El valle en bicicleta

Los amantes de la bicicleta de montaña podrán recorrer el valle sobre dos ruedas cómodamente para conocer los pueblos más famosos de la comarca. Hay una ruta que parte de Escarrilla y nos permite admirar la sierra de Tendeñera, la sierra de la Partacúa, el valle de Tena, la localidad de Sandiniés y los ibones de Tramacastilla de Tena y de Piedrafita de Jaca. Durante el recorrido podremos admirar los bellos paisajes del Pirineo Aragonés, así como su fauna y flora. Se trata de una ruta de 33 kilómetros, de los cuales seis se hacen por carretera,  presenta una dificultad media y es una ruta 100% ciclable por lo que solo tendremos que bajarnos de la bicicleta para abastecernos de agua o hacer fotos del paisaje.

camping-escarra
El camping Escarra en Escarrilla

Un camping con vistas

Los paisajes del Pirineo aragonés sorprenden al visitante por su frondosa vegetación, sus imponentes montañas y sus profundos valles. Y es precisamente en el fondo de uno de estos valles donde se sitúa el camping Escarra, rodeado de verdes praderas y altas montañas. Un camping familiar en el que disfrutar de la tranquilidad de la montaña y despertar con unas inmejorables vistas del Pirineo.

artículos relacionados

NOTICIAS MÁS POPULARES