Despídete de mayo en la Feria de Córdoba

Despídete de mayo en la Feria de Córdoba

La Feria de Córdoba se celebra a finales de mayo.
Imagen cedida por Turismo de Córdoba.

Hace unas semanas os contábamos por qué mayo es el mes más importante para los cordobeses y os proponíamos una escapada por la ciudad andaluza para visitar sus característicos patios, engalanados para el prestigioso concurso municipal que ha conquistado hasta a la UNESCO. Aunque ese evento ya ha terminado, todavía estáis a tiempo de vivir una fiesta única en Córdoba: su gran feria, celebrada en conmemoración de Nuestra Señora de la Salud.

Desde el 24 al 31 de mayo, en el recinto del Arenal, se dan cita caballistas, gitanas y flamencos, en las casetas que se disponen de forma ordenada y repartidas en las distintas calles del ferial. Dichas casetas son públicas la mayor parte del tiempo, por lo que todos los visitantes tienen las puertas abiertas para entrar en aquellas que deseen, que es precisamente en lo que consiste parte de la diversión. Además, hay previstos numerosos conciertos, espectáculos musicales, actividades infantiles y demás entretenimientos para todas las edades (puedes consultar el programa completo más abajo).

Para los amantes de los toros, durante la feria se celebran en el coso taurino de Los Califas numerosas corridas de toros de gran importancia en las que participan los diestros más destacados del momento.

Gastronomía cordobesa

Salmorejo, icono de la gastronomía cordobesa.

Puedes aprovechar la visita a Córdoba para degustar los platos más típicos de su gastronomía, donde abundan las influencias de los distintos pueblos y civilizaciones que pasaron por allí. Por ejemplo, los romanos introdujeron el uso del aceite de oliva, por el que se profesa auténtica devoción en la tierra, y asentaron las bases de lo que se conoce como cocina mediterránea.

La influencia árabe se aprecia en el uso de los frutos secos, el gusto por la verdura, en las mezclas de sabores agridulces y en la repostería. En el caso de los dulces y postres influyeron también las costumbres culinarias de los judíos. Por último, a los cristianos se debe sobre todo el empleo de la carne y las tradiciones culinarias de los pueblos anteriores a su dominación. Sin duda, uno de los platos más famosos de la región es el salmorejo cordobés, una crema fría hecha a base de tomate, pan y aceite de oliva. Los boquerones en vinagre, el flamenquín de jamón serrano y el rabo de toro en salsa son otras creaciones cordobesas a destacar. En el ámbito de los postres, no podemos olvidarnos del pastel cordobés, los alfajores o los pestiños.

Consulta o descarga el programa completo de la Feria de Córdoba 2014:

COMPARTIR

SIN COMENTEARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA