¡Descubre la Cáceres más desconocida!

¡Descubre la Cáceres más desconocida!

Provincia de Cáceres

Cuando pensamos en hacer turismo al aire libre por la provincia de Cáceres, en Extremadura, los primeros lugares que se nos vienen a la cabeza son La Vera o el Valle de Jerte. Si os pensáis que os íbamos a hablar de ellos, ¡estáis muy equivocados! Hoy os mostraremos otras zonas de esta región que son mucho menos conocidas pero igual de fascinantes, como son Las Hurdes y Sierra de Gata.

Las Hurdes

Se trata de un laberinto de montañas, bosques, ríos y saltos de agua. Su paisaje es unas veces agreste y áspero y otras frondoso y multicolor. Sus montañas están surcadas por los meandros de los ríos Alagón, Ladrillar, Hurdano, Los Ángeles, Malvellido y Esparabán y por numerosos riachuelos, gargantas y chorros de aguas cristalinas, alternando con zonas de vegetación y laderas con cultivos hortícolas y olivos. ¡No vale olvidarse de llevar ropa adecuada ni del bañador, ya que hay por la zona numerosas piscinas naturales! Te puedes encontrar algunas como  Las mestas, Pinofranqueado, Horcajo o Riomalo de Abajo.

Otra de las señas de identidad de esta zona es que todos sus pueblos están repletos de pizarra: está en casas, iglesias, puentes, bancales, caminos… Además, ¿para qué quedarse con una cultura pudiendo visitar tres diferentes? En Casar de Palomero, pueblo con categoría de villa, es posible observar de cerca la influencia de las culturas cristiana, judía y musulmana, cada una con su barrio.

Una vez llegados hasta este punto, no podéis dejar de visitar, en el municipio de Nuñomoral, uno de los lugares más sorprendentes y bonitos: el Volcán del Gasco, obra del impacto de un meteorito, que fundió la roca y arrojó toneladas de piedras por los alrededores, actualmente rodeado de un bosque autóctono hurdano, pequeñas encinas y madroñeras todas recubiertas de líquenes y musgo. ¡Estas vistas y la belleza del entorno te dejarán con la boca abierta!

 Sierra de Gata

Siguiendo en el noroeste de Extremadura, encontramos también la Sierra de Gata, una zona llena de pueblos medievales y castillos. Hasta nuestros días ha llegado un importante patrimonio histórico en forma de casas palaciegas, iglesias, juderías, escudos nobiliarios y castillos. Si pasáis por esta zona y no visitáis Gata, Hoyos, Robledillo de Gata, San Martín de Trevejo, Trevejo y Vegaviana… ¡seguro que os arrepentís!

Pero no os confundáis: aquí manda el verde. En Sierra de Gata, como en Las Hurdes, no funciona ese tópico de la Extremadura seca, ya que los bosques de pinos, robles y castañas se alternan con prados, dehesas, olivos y frutales. Sube, disfruta y ten cerca las botas, la mochila y el bastón de trekking porque Sierra de Gata tiene rincones maravillosos para los amantes de la naturaleza.

COMPARTIR

SIN COMENTEARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA