Tejiendo mantas en Morella

Tejiendo mantas en Morella

Morella
Esta imagen tiene licencia CC en el Flickr de PacoQT

Castellón no sólo tiene costa, sol y playa, también tiene lugares interesantes para visitar en el interior de la provincia. Una prueba de ello es Morella, un pueblecito de poco menos de tres mil habitantes que sin duda os conquistará. Si te alojas por la Costa del Azahar ¿por qué no visitarlo?

El castillo de Morella es uno de los principales atractivos turísticos del municipio, declarado Monumento Histórico-Artístico en junio de 1931. Sus puertas vieron como el rey Jaume I entró en la ciudad comenzando así la reconquista, las batallas del Cid Campeador o de la Guerra de Sucesión y fueron eje de las guerras Carlistas.

Otro de los fascinantes monumentos de Morella son sus murallas, que cuentan con un perímetro de 2500 metros y una altura de entre diez y quince metros. Datan del siglo XIV, pero se han ido reformando a lo largo de la historia. Además conserva otros bellos monumentos entre los que destacan la Iglesia de Santa María, la Iglesia de Sant Joan y la de Sant Miquel, el convento de San Francisco o la Ermita de Santa LLucía i Sant Llàtzer.

Morella alberga también unas cuevas prehistóricas con pinturas rupestres que son Patrimonio de la Humanidad. Además, por su relación histórica con el Cid Campeador, esta localidad castellonense forma parte de esta ruta turística.

Las mantas morellanas

La tradición textil de Morella tiene también muchos siglos de antigüedad, y ha sido la principal actividad económica de este municipio, en el que se llegó a contar años atrás con centenares de telares por toda la ciudad. Las telas han ido evolucionando y ya no solo se usan como colchas o mantas, sino también como cortinas, cojines bolsos e incluso ropa. Eso sí, cuidado con ponerse algo de este tejido en esta época del año, ¡que las mantas morellanas dan mucho calor!

COMPARTIR

1 COMENTARIO

DEJAR UNA RESPUESTA