De ruta por los Pueblos Blancos de Cádiz

De ruta por los Pueblos Blancos de Cádiz

arcos de la frontera
Arcos de la Frontera. CC Flickr: Andrea Moroni

Además de ser un destino estival de referencia, Cádiz ofrece múltiples opciones para disfrutar de la provincia durante todo el año. Un ejemplo de ello son sus pueblos blancos, 19 localidades del interior de la provincia, cada una con su propia historia pero con muchos rasgos en común. Están ubicados en el Parque Natural de la Sierra de Grazalema, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO, por lo que además de su característica arquitectura y sus monumentos, el entorno natural ofrece muchas posibilidades de ocio al aire libre al visitante: parapente, pesca, piragüismo, remo, senderismo, cicloturismo….

Existen diferentes rutas para conocer los pueblos blancos y los recorridos pueden realizarse a pie, en bicicleta, en coche o incluso a caballo. Arcos de la Frontera, declarado monumento histórico-artístico es la puerta de entrada a cualquiera de sus rutas. Este pintoresco pueblo en el que el color blanco de la cal cubre sus calles, plazas, casas e iglesias, destaca entre otras cosas por las vistas que ofrece sobre la sierra, de hecho, allí se ubica un mirador conocido como Balcón de Arcos, desde el que se pueden ver toros de lidia, caballos, olivos y naranjos.

Ubrique
Ubrique CC Flickr: jmiguel2

Ubrique, rodeado de impresionantes montañas, es conocido internacionalmente por su piel, utilizada para confeccionar todo tipo de artículos por los diseñadores más exclusivos del panorama nacional e internacional. Es de origen romano como lo demuestra el yacimiento arqueológico de Ocuri (ss.I-II d.C., aunque actualmente su casco histórico es de trazado medieval con estrechas calles, casas blancas construidas sobre la roca, bellas plazas.

Otro de los pueblos que le viajero no puede dejar de visitar es Zahara de la Sierra. Los restos de su muralla, el castillo del s.XIII en lo alto de la montaña y sus estrechas calles llenas de casitas blancas hacen de esta villa un enclave único en la ruta.

Las opciones son muchas y las combinaciones de pueblos que visitar casi infinitas, pero si hay algo que todo viajero debe probar es su fabulosa gastronomía a base de guisos, cocidos y carnes de caza y venado, y su aceite de oliva, muy valorado por su gran calidad.

COMPARTIR

1 COMENTARIO

DEJAR UNA RESPUESTA